Tipos de producción de sanitarios químicos portátiles

Una de las preguntas más frecuentes en nuestros clientes es: ¿Cuál es la diferencia entre los distintos tipos de baños portátiles?

Más allá de las prestaciones y diseños que presenta cada marca, existen también características propias por el tipo de material y de producción que cada empresa utiliza.

Hay que recordar que la industria de la sanitización portátil se remonta a los años 40, y que las primeras unidades fueron fabricadas en madera y metal.

Con el tiempo y el desarrollo de la industria del plástico nacieron nuevas formas de producción. En el presente texto mostraremos las principales que son usadas actualmente, sus características, sus beneficios y sus contras, siempre en relación a la industria de sanitarios portátiles.

Comenzaremos con mencionar el que actualmente se considera el baño químico más básico en cuanto a material de construcción. Nos referimos a la elaboración en planchas de acero. Este tipo de baños portátiles es común verlos en los predios agrícolas, donde se instalan principalmente sobre plataformas móviles. Los baños construidos con este material tienen las características de ser de bajo costo, robustos, ajustables a requerimientos de cada cliente. Entre sus contras se pueden señalar su alta probabilidad de corrosión y su bajo aislamiento térmico.

Uno de los sistemas de producción más populares en el pasado, fue el de la fibra de vidrio. Como su nombre lo indica, la materia prima básica de estos baños consiste en numerosos  y extremadamente finas fibras de vidrio. Es un material que se trabaja muy fácilmente. Por sus propiedades cumplen con el rol de aislante térmico bastante bueno. En relación a los baños portátiles, son reparables en base a parches. El costo de producción inicial es bajo, lo cuál también incide en el valor de los baños de este material. Sin embargo, se ha detectado que el trabajo constante de la fibra de vidrio, es un potencial riesgo para la salud, lo que constituye una de las principales desventajas de la producción con este material. El material es flexible, pero menos que el plástico, por lo que las unidades de baños fabricadas con este material, suelen tener mayor incidencia de rotura y por ende menor vida útil.

El método de fabricación que se ha desarrollado en paralelo al de la producción en fibra de vidrio, es la técnica de rotomoldeo del plástico. Esta técnica consiste básicamente en un proceso de trasformación del plástico a través de hacer rotar un molde que se calienta a medida que se vierte el plástico en su interior. El plástico se va fundiendo mientras se distribuye y adhiere a toda la superficie interna del molde. El paso final corresponde al de enfriamiento y extracción para así dejar una pieza plástica hueca a la que se le deben realizar trabajos en la terminación final. Una de las ventajas de esta técnica de producción y que se traduce en las unidades de baños portátiles, es la gran flexibilidad en el diseño de piezas. Se puede fabricar productos de una pieza, lo que disminuye los problemas de adaptación entre ellas. Los moldes para fabricación son de bajo costo, por lo que también esto se traduce en el valor del producto acabado. Dentro de las desventajas que presenta este proceso es el tiempo de producción, en comparación con otras formas de trabajo en plástico, es el de menor rendimiento. Si bien la calidad de los productos acabado es buena, no se puede garantizar un espesor uniforme en todas las unidades, lo cuál se refleja en que baños de una misma marca y modelo, muchas veces adoptan formas irregulares o distintas unas de otras.

Tanto las técnicas de fabricación en metal, fibra de vidrio y rotomoldeo, son las que se utilizan básicamente en la producción nacional. Los bajos costos de implementación, es un de los principales motivos de ello. Sin embargo, la industria de la sanitización portátil a nivel mundial, ha adoptado otros procesos de fabricación, los que garantizan la producción de alto volumen, calidad estándar y vida útil de los baños portátiles.

La más común de estas técnicas es la que corresponde al termoformado. Este tipo de producción es un proceso mediante el cual se da forma a una lámina plástica, a través del calor y vacío, usando para ello un molde. Temperatura y presión son las claves de este proceso. Para la industria de baños químicos tiene varias ventajas: es rentable en bajas y altas escalas de producción. Los moldes son comparativamente más económicos que los usados en técnicas como la inyección. Es muy adecuado la elaboración de prototipos. Y los tiempos de producción suelen ser más cortos que los procesos anteriormente señalados. En un molde pueden fabricar simultáneamente varias piezas. También es posible agregar a un costo razonable, matrices como el nombre de las empresas de servicio. Fabricantes como Polyportables, Polyjohn, Five Peaks y Satellite, utilizan este modo de producción. Entre las desventajas que tiene este proceso se pueden encontrar un número alto de demanda de mano de obra, lo que incide en el valor final del producto. Es demandante de alta energía calórica, por lo tanto su consumo de fuentes de energía como electricidad y/o gas  y/o petróleo, también es alto. Se usa básicamente para piezas grandes, por lo que piezas más pequeñas dentro de las unidades de baños de estas características deben realizarse en otros tipos de proceso. En las siguientes imágenes podemos ver una de los moldes en pleno funcionamiento para la fabricación de baños químicos, distribuidos por Easyhub.

Producción de plástico en rotomoldeo

 

Muro baño químico, fabricado para Easyhub

Por último, presentamos la técnica de fabricación de baños químicos a través de inyección. Este proceso consiste en introducir el plástico en forma de gránulos dentro de un cilindro, donde es calentado. Este cilindro cuenta con un tornillo sinfín, que actúa en forma similar a una jeringa.  Cuando el plástico se reblandece, el tornillo sinfín lo inyecta a alta dentro de un molde de acero, de ese modo el plástico toma la forma. El enfriamiento se produce a través de pequeños tubos que llevan agua, por lo que ésto se produce en un breve espacio de tiempo. Las grandes ventajas del proceso de inyección son la alta capacidad de producción en periodos muy bajos de tiempo, cerca de 10 veces menos que uno en termoformado. Su uso está muy relacionado a maquinaria de producción robotizada, por lo que es un bajo demandante de mano de obra. Permite fabricación tanto de piezas grandes como pequeñas. Sus desventajas se manifiestan en el alto costo de los moldes y por tanto baja adaptabilidad a cambios o incluso la incorporación de logos en los muros. Aún siendo un bajo demandante de mano de obra, es una de carácter muy especializado y por tanto no tan común de encontrar. Dentro de la industria, la empresa Armal cuenta con dos plantas de fabricación con este sistema, una en Certaldo (Italia) y otra en Griffin (EE.UU.)

 

Molde para producción baño plástico Wave con proceso de inyección

 

Máquina de producción baños portátiles Armal

El siguiente video muestra en breve una de las máquinas en funcionamiento, corresponde a la planta de Armal en los EE.UU.

Como siempre, en Easyhub estaremos muy complacidos en poder orientar a nuestros clientes para que elijan el producto que mejor se acerca a sus requerimientos. Si quieres visitarnos y comprobar las características de nuestros baños agenda una visita en [email protected] .

 

Fuentes:

Nosotros

Easyhub es la empresa distribuidora de productos y soluciones para la industria de la sanitización portátil más importante de América Latina. Contamos con el mayor abanico de marcas, modelos y productos.
Representantes oficiales de marcas como Armal. Five Peaks, Polyjohn y Walex. Y miembro de la Portable Sanitation Association International (PSAI).

Novedades
Suscribete a nuestro newsletter para recibir novedades en tu email.

easyhub logo
© easyhub | Todos los derechos son reservados.
Powered by Chilered
certificaciones